Los polipastos manuales de cadena multiplican tu fuerza.

Si lo que buscas es un elevador de carga económico, levantar las cargas sin necesidad de corriente eléctrica y que no necesite casi mantenimientos, lo que necesitas es un ternal manual de cadena o cuerda.

A continuación te mostramos los diferentes modelos y opciones que dispones para la elevación de cargas verticales manualmente.

Tipos de polipastos manuales

Al ser dispositivos pequeños y no muy aparatosos, los polipastos manuales son de fácil instalación. A parte de que, su mantenimiento es mínimo.

Estas soluciones mecánicas son muy valoradas en los sectores industriales, ya que aportan gran valor en las elevaciones de carga.

Estos montacargas multiplican nuestra fuerza, haciendo fácil la elevación de cualquier carga. Consiguiendo que nuestro esfuerzo se reduzca y nos proteja de grandes fatigas.

Catálogo con los mejores polipastos manuales en oferta

Accionamiento del polipasto con palanca, carraca o manivela

Los nombres de polipastos de carraca, manivela o palanca, corresponden con los diseños empleados en el sistema de accionamiento de los elevadores manuales.

Selección de los Polipastos manuales de palanca más valorados

¿Cómo funciona un polipasto manual?

La lógica es evidente, en los polipastos manuales de cuerda, la fuerza necesaria para accionar y efectuar los trabajos, la ejerce una persona.

También puede ser polipasto de cadena manual, o polipasto de palanca. El polipasto manual de palanca, también conocido como polipasto tractel, es más sencillo de hacer funcionar, ya que la fuerza la debemos de ejercer a una palanca y eso nos ayuda a mejorar el esfuerzo.

Partes de un polipasto manual

Las partes principales de una trócola manual son: las cadenas de anclaje y de carga, el gancho donde colgamos la carga, el volante de maniobra, el bloqueo inferior, las cubiertas de protección, la cadena de mano y el gancho superior.

Generalmente, lo habitual es ver polipastos manuales de cadena, aunque también los hay de cable o cuerda, con una rueda que se denomina, nuez de carga, que es la que transmite la fuerza. Al final de la cadena, suele haber un gancho, que va a servir, de forma universal, para enganchar nuestra carga.

Para ejercer el movimiento, se dispone de una manivela o palanca, desde donde el operario aplica la fuerza manual.

¿Qué cargas soportan los polipastos manuales?

Una pregunta que se hacen muchos usuarios es, que rangos de capacidad de carga pueden llegar a soportar los polipastos manuales.

Esta pregunta, muchas veces surge de creer que un polipasto manual, puede ser un poco ineficaz y de duro manejo, y son ideas erróneas.

Algunos modelos de polipastos manuales, pueden llegar a levantar hasta 2 toneladas. Aunque las compras más populares se centran en modelos de cargas inferiores a 500 kg, por ser lo más común, en gran cantidad de aplicaciones, domesticas y profesionales.

¿Qué tipos de polipastos manuales hay?

Un clásico, el polipasto de palanca y carraca

Como se entiende, los polipastos manuales necesitan alguna pieza desde donde accionar el mecanismo que actúa ejerciendo una fuerza de empuje de la carga.

Pues en el caso de los polipastos de palanca, como su nombre indica, esa pieza es una palanca.

Todos ellos, se caracterizan por ser polipastos de poco peso, muy manejables y portátiles, para hacer uso con facilidad en el lugar que nos interese, incluso espacios pequeños. La gran mayoría de modelos van equipados con un freno y un gancho.

El más simple, el polipasto de manivela

Esta polea elevadora accionada manualmente mediante manivela, es uno de los polipastos más simples. No por ello menos interesantes. Al revés.

En muchas aplicaciones domésticas, en almacenes, naves pequeñas, garajes, o muchas veces en entornos de obras de construcción, los polipastos manuales de manivela están presentes y dan un muy buen servicio y rendimiento a sus usuarios.

Cuando quieres gastar poco dinero y tienes la necesidad de mover/ elevar alguna carga pesada, que sin ayuda de un aparejo, sería una tarea difícil o prácticamente imposible, te recomendamos utilizar un ternal de cadena.