Polipasto eléctrico con mando a distancia

El Polipasto eléctrico de control remoto es uno de los equipos de elevación más utilizados en muchos sectores, como el de la fabricación, para cargar y descargar materiales. Como su nombre indica, se maneja por control remoto. Durante la operación, el operador sostiene un transmisor inalámbrico y se mantiene alejado de las cargas dentro de una cierta distancia, como 30 metros para mantener la seguridad.

En la actualidad, hay un número creciente de empresas que seleccionan el control remoto para sus Polipastos eléctricos como una forma de mejorar la eficiencia y la seguridad. Por lo tanto, estos equipos con control remoto se adoptan cada vez más en una gran variedad de industrias para llevar a cabo múltiples tareas de movimiento de cargas en el suelo. Estos equipos están diseñados en múltiples configuraciones, incluyendo los de una viga, dos vigas, de funcionamiento superior y colgante, y los clientes pueden elegir el tipo de Polipasto eléctrico con mando a distancia en función de sus necesidades prácticas.

El control remoto del Polipasto eléctrico se prefiere generalmente para una amplia gama de aplicaciones para mantener la seguridad del operador, por lo que a veces es una mejor alternativa para el control colgante en términos de protección de la seguridad. Sin embargo, en algunas aplicaciones, cuando se trata de una exigencia mayor en cuanto a la capacidad de elevación y el entorno de trabajo, sobre todo para el transporte de cargas grandes y pesadas a través de una larga distancia o en un entorno de trabajo peligroso, como las acerías, el manejo de la cabina es absolutamente la primera opción.

Beneficios del Polipasto eléctrico de control remoto

Usar un Polipasto eléctrico de control remoto tiene muchas ventajas. Bajo la misma condición de uso previsto, este tipo de Polipasto no sólo puede liberar al operador de la limitación de la cabina, como la limitación visual, sino también de los cables de control colgantes, ya que los largos cables colgantes tienen el riesgo de enredarse en el equipo u otros objetos, lo que conduce a accidentes graves.

  • El beneficio más marcado es el alto:

El control remoto permite al operador mantenerse alejado de las cargas pesadas a una distancia segura, creando un entorno de trabajo mucho más seguro y reduciendo el riesgo de lesionarse. También ofrece una mejor visión de los alrededores del equipo eléctrico, ya que el operador tiene libertad para moverse y ver el objeto desde diferentes ángulos, lo que le ayuda a asegurarse de que la trayectoria de la carga es segura.

  • El mando a distancia mejora la productividad y la eficacia del trabajo.

A diferencia del mando colgante, el mando a distancia permite al operador moverse fácilmente sin preocuparse de que los cables colgantes se enreden en los obstáculos. El operador también tiene una mejor visión de las cargas, lo que ayuda a mejorar la precisión del posicionamiento y la eficiencia del trabajo durante la operación del Polipasto.

El control remoto ayuda a ahorrar mano de obra y a reducir los costes operativos.

Por un lado, el control remoto sólo requiere un operador durante el proceso de elevación sin la ayuda de otros, mientras que el operador en una cabina necesita la ayuda de un trabajador en el suelo para proporcionar otras vistas de las cargas y señales manuales. Por otra parte, el operario en tierra puede realizar otras tareas cuando no está moviendo las cargas. Pero cuando se trata del manejo en cabina, el operario tiene que estar confinado en la cabina y realiza el único manejo del equipo.

  • El control remoto de Polipasto eléctrico tiene una larga vida útil y un bajo coste de mantenimiento.

A diferencia del mando colgante, tiene un bajo coste sin necesidad de sustitución frecuente. El control remoto puede ser utilizado durante muchos años sin daños, excepto por los factores humanos.

La Polipasto eléctrico de control remoto tiene un funcionamiento fácil para que cualquier trabajador ordinario pueda aprender a operar la herramienta, y la formación de un operador es un proceso simple, mientras que la operación de la cabina requiere un conductor de cabina profesional con una formación más compleja.

  • El uso de un mando a distancia inalámbrico elimina la necesidad de que el operario esté en contacto directo con una máquina en funcionamiento.

Esto significa que el operario puede situarse de forma más segura, más alejado de las piezas móviles, del polvo dañino, del ruido y de las vibraciones o de la caída de escombros que pueda producirse.

En las últimas décadas, la tecnología ha avanzado hasta el punto de que los Polipastos eléctricos pueden manejarse por control remoto. Aunque esta tecnología existe desde la década de 1960, no ha dejado de mejorar a lo largo de los años, y los sistemas más recientes ofrecen más seguridad, fiabilidad, eficiencia, versatilidad y ahorro de costes que en el pasado.

¿Por qué adquirir un polipasto eléctrico con mando a distancia?

Manejar un Polipasto eléctrico no es un proceso fácil; se requiere habilidad para manejarla. Por muy hábil que seas, los accidentes ocurren. Aquí es donde los mandos a distancia resultan útiles. Mediante el uso de mandos a distancia estos grandes equipos pueden controlarse desde cualquier lugar, incluso en el subsuelo. Las pérdidas humanas pueden evitarse al hacer uso de los mandos a distancia.

La mano de obra necesaria para levantar cosas pesadas por los Polipastos eléctricos, puede ser reducido por los controles remotos, ya que elimina la necesidad de la segunda persona. Sentado en una habitación, el operador puede mover y colocar la carga previamente en el lugar. El control modular de estos Polipastos eléctricos, permite una fácil instalación con el control del arnés cableado a medida.

El control remoto del Polipasto tiene un transmisor y un receptor que funcionan con un código digital de 56 bits que elimina los accidentes causados por la interferencia de otros dispositivos electrónicos. Los transmisores de mano tienen 12 botones de control para su funcionamiento y baterías recargables que duran hasta 30 horas entre las cargas. El receptor tiene una antena externa con un alcance de 30 a 1000 metros. Los componentes modulares y el botón de configuración externo permiten una fácil sustitución sobre el terreno y una sencilla instalación.